Ataque armado contra la señora Teodora Antonia Hernández

Infórmanos sobre un conflicto Contacto


Amenazas Asesinato/atentado Criminalización de las mujeres defensoras
Ubicación Comunidad San José Nueva Esperanza, Municipio de San Miguel Ixtahuacán, Departamento de San Marcos, Guatemala
País Guatemala
Fecha 7/7/2010

Descripción

El 7 de julio de 2010, la señora Teodora Antonia Hernández Cinto, activista anti-minera, recibió un disparo en el ojo a quemarropa por un desconocido. El intento de asesinato ocurrió en la casa de la señora Hernández, quien vive en la comunidad San José Nueva Esperanza a tan solo metros de una barda que delimita la mina de oro Marlin, propiedad de la compañía Canadiense Goldcorp.

Teodora Antonia Hernández Cinto fue víctima del ataque armado cuando se encontraba en su casa . No se esclareció nunca el motivo del ataque, pero semanas atrás Teodora Antonia había manifestado su inconformidad por las operaciones de la empresa minera en el documental "El negocio del oro en Guatemala: un conflicto anunciado", lo que da lugar a sospechar que el origen del ataque proviene de grupos que apoyan la extracción minera. En el vídeo documental se puede observar a la señora Antonia rechazando la presencia de la mina en San Marcos y explicando cómo la empresa a cargo de las operaciones extractivas es la causa de la conflictividad social en su comunidad.

Los procesos legales internacionales acerca del cierre de la mina han polarizado aún más a las poblaciones circundantes al megaproyecto, al punto que varios líderes que se oponen a la extracción de minerales han sido blanco de ataques armados directos. De esa forma se explica el atentado contra Teodora Antonia, quien después de recibir el impacto de bala fue llevada a la clínica de salud en San Miguel Ixtahuacán. Luego fue trasladada de emergencia al hospital nacional de San Marcos, donde le realizaron radiografías que evidenciaban cómo la bala le lastimó parte del cerebelo.

Lo que sí es seguro es que, como Teodora Antonia, que forma parte del Movimiento de Resistencia en San Miguel Ixtahuacán, otros activistas que trabajan en defensa de los derechos humanos e indígenas también se encuentran en una seria situación de riesgo por su oposición a la minería. Teodora Antonia, antes del crimen cometido, recibió numerosas amenazas por su participación en el Movimiento de la Resistencia, dicen los miembros de la organización. Según informaron familiares y allegados cercanos a la víctima, en junio de 2009 participó en la defensa del agua en el barrio de Sacmuj, cuando los vecinos de esa localidad entraron en un conflicto territorial con la empresa minera Montana Exploradora de Guatemala, subsidiaria del Goldcorp.